25 años de la Red de Escuelas de Música de Medellín

En 1996 nació la Red de Escuelas de Música de Medellín, en mi opinión, unos de los programas más bonitos y poderosos que tiene la ciudad.

Para entender mejor este programa de formación es necesario recordar el momento histórico en el cual se creó. Hacia 1991 Medellín marcaba su pico más alto en términos de homicidios, según cifras de la Secretaría de Seguridad de la Alcaldía de Medellín, ese año, la ciudad alcanzaba la absurda cifra de 395 homicidios por cada cien mil habitantes, es decir, alrededor de 6.800 homicidios, siendo este, el año más violento en nuestra historia. Para 1996 el panorama continuaba siendo preocupante, 209 homicidios por cada cien mil habitantes que representaron alrededor de 4.000 muertes violentas. La situación era insostenible en términos sociales, perdíamos una generación completa de jóvenes en medio de una guerra entre el Estado y el narcotráfico, una guerra sin precedentes que dejaba, a su paso, una huella indeleble en la sociedad civil no combatiente.

Para la década de los noventa los temas culturales y artísticos estaban suscritos a la Secretaría de Educación ya que la Secretaría de Cultura Ciudadana no se crearía sino hasta el año 2002 en la administración de Luis Pérez. Medellín necesitaba de manera urgente programas que ofrecieran alternativas diferentes para los jóvenes de la ciudad distintos a la violencia. En 1993 se crea el INDER (Instituto de Deportes y Recreación) buscando llevar oferta institucional a los barrios de Medellín, especialmente a aquellas zonas como la Nororiental y la Noroccidental donde se vivían las mayores crisis de desigualdad, inequidad y de necesidades vitales insatisfechas como la educación, la recreación y la salud. Tres años después y en el marco del que sería el primer plan de desarrollo cultural del país y quizá de Latinoamérica, se crea la Red de Escuelas de Música, un modelo venezolano creado hacia 1975 por el maestro y músico José Antonio Abreu, modelo pedagógico, artístico y social que buscaba aportar al desarrollo humano y a la transformación social a través de la instrucción y práctica musical.

Los resultados de la Red durante estos 25 años han sido extraordinarios, miles de niños, niñas y jóvenes de la ciudad han podido encontrar en la música su propósito de vida, la música les dio la posibilidad de soñar con un futuro diferente, a tramitar sus problemas de manera racional; la Red les enseñó a enamorarse de la música, a aprender sobre disciplina, constancia y responsabilidad; les enseño sobre el trabajo colectivo, la paciencia y la pluralidad. A través de la música han podido conocer su país y, en algunos casos, el mundo mediante giras internacionales a Europa o Estados Unidos. La Red, con la música como su aliada más poderosa, penetra el espíritu humano, conecta con quienes buscan adentrarse en lo más profundo de su existencia. Hoy casi la mitad de los músicos de la Orquesta Filarmónica de Medellín iniciaron su carrera musical en la Red lo que da cuenta no solo de su importancia en la formación ciudadana sino de su capacidad en materia musical.

Los retos son y seguirán siendo enormes para un programa como la Red de Escuelas de Música que además de recibir en sus 27 escuelas los más de 5.000 alumnos que disfrutan del programa anualmente, es también el mayor contratante de docentes en música de la ciudad. Feliz cumpleaños para la Red, ojalá sean muchos, muchísimos más porque hacer de Medellín una ciudad de artistas es hacer de la ciudad una mucho más abierta, más pacífica, más justa.

Lina Botero Villa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.