Crece pulso entre Rusia y Ucrania con la OTAN y Estados Unidos en el medio

Las tensiones entre Rusia y Ucrania por los ejercicios militares del Kremlin en la frontera marcan un inicio de año de tensiones diplomáticas globales por el futuro de la seguridad en esa área de Europa.

Desde Moscú ordenaron a las tropas hacer ejercicios de tiro en la zona limítrofe entre ambos países, mientras el Kiev y sus aliados (Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea) insisten que la nación está en riesgo.

Las tensiones entre Rusia y Ucrania se remontan a 2014, cuando el régimen de Vladimir Putin se anexionó Crimea y Sebastopol. De fondo, está el interés de Putin en que su vecino no se sume a la OTAN y la Unión Europea.

Pero la situación que se vive desde noviembre de 2021 ha elevado al máximo la tensión en la frontera. Mientras comienza 2022, Rusia anunció nuevos ejercicios de tiro en cuatro regiones, tres de ellas fronterizas con Ucrania (Belgorod, Briansk, Voronezh), con la participación de casi 3.000 soldados. La otra, Smolensk, es cercana a Bielorrusia.

El discurso del país se choca con la realidad que se vive en la zona: al tiempo que el encargado de relaciones exteriores aseguró que no planean invadir Ucrania, se están realizando ejercicios militares en los que participan 300 equipos de uniformados, con tanques T-72B3 blindados para infantería.

El objetivo de los ejercicios tácticos es que las divisiones motorizadas practiquen el tiro contra enemigos potenciales a una distancia de hasta 1.200 metros. Precisamente, Ucrania y la OTAN han denunciado en los últimos meses la concentración de un gran número de tropas rusas cerca de la frontera ucraniana, lo que consideran la antesala de una invasión.

El canciller ruso, Sergey Lavrov, aseguró que su país necesita garantías “escritas en piedra” de que Ucrania y Georgia nunca se convertirán en miembros de la OTAN y reclamó que en la próxima cumbre de esa organización –que se llevará a cabo en junio de 2022, en Madrid– los líderes aliados especifiquen en su declaración que estos países nunca se integrarán en la institución.

Asimismo, Rusia les está pidiendo que desistan de toda actividad militar en su patio trasero, desde Europa Oriental hasta el Cáucaso y Asia Central. En concreto, además, ha propuesto una moratoria sobre el despliegue de misiles de corto y medio alcance lanzados desde tierra en Europa que, para la OTAN, no se trata de una oferta creíble.

Pero los intereses rusos divergen con los de Estados Unidos, que busca seguir apoyando a las naciones más cercanas a sus enemigos internacionales. Así como respalda a Ucrania frente a Rusia, también tiende la mano a Taiwán y Hong Kong frente a China.

Tomado: El Colombiano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.