El año más duro para las islas, destinos paradisiacos en Colombia

POR: JULIANA CARDONA

Quiero comenzar con un verso de Daniel Lamaitre “No me depare el destino la quietud de la montaña, ni ninguna tierra extraña que tenga un solo camino, quiero mi ambiente marino que a toda evasión convida y amo su canción del mar me pone en paz con la vida.” Sacada de un hermoso libro de una Paisa que vivió en las paradisiacas islas de Providencia y Santa Catalina. Lina María Diaz Bermudez. Ella narra la historia de las islas a través de entrevistas realizadas a personajes tradicionales de allí, cuentan cómo fue el paso de Conquistadores, capitanes, piratas, esclavos, el comercio, y aprendizaje de otros idiomas, para adquirir la multiculturaneidad que allí se tiene. Con su libro sentí deseos de explorar y visitar este mágico lugar, pues debo confesar que hasta ahora no he visitado San Andrés Islas y no por que no lo desee, han sido las ventajas competitivas de otros destinos internacionales y la balanza presupuestal que hacemos en materia de precio, calidad, conectividad e infraestructura. Pienso que hoy luego de semejante paso destructivo de un huracán, sumado a la pandemia, se hace necesario entender y trabajar por lograr ser un destino realmente competitivo, trabajar en los costes, diferenciación, posicionamiento y sostenibilidad.

Para nadie es un secreto el tema de necesidades en materia de inversión, cuando muchos nos preguntamos qué pasa con la plata de impuestos dados por el mismo turismo, pues el valor de la tarjeta para el ingreso a la isla en 2020 es de $116.800 pesos de los cuales se entiende que el 75% para proyectos sociales de la comunidad residente y el 25% para inversiones de infraestructura turística. Este es un tema serio, en el que hoy no sólo la pandemia pone foco sino el desastre natural invitan a repensar, hacer un llamado a los veedores y entes de control para que hoy más que nunca el dinero se vea y se sienta en las islas.

En 2019 el archipiélago de San Andres cerró con un ingreso total de visitantes extranjeros no residentes de 98.603 y en 2020 esta cifra apenas estaba en 25.974 sin contar los ingresos de turistas nacionales de acuerdo a lo registrado en la página del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, CITUR. Sin duda los destinos como las islas en Colombia se han enfrentado al año más duro jamás visto. La riqueza natural si bien tiene un costo alto por su belleza debe de dejar ser un fortín para brindar servicios y experiencias de calidad media con precios altos.

Vale recordar el Huracán María y su paso por la Isla de Puerto Rico en la que su impacto negativo en la economía local fue alta, sin embargo, las visitas en su esfuerzo de recuperación aportaron económicamente tanto que ayudaron en gran medida a mitigar este.

Las estrategias implementadas por Puerto Rico sirven de referente para desarrollar acá. Ellos lograron por medio de una gestión colaborativa y políticas regionales la recuperación del destino por medio de:

  • Apoyo para la recuperación de pequeños y medianos empresarios mediante acompañamiento, capacitación y asistencia técnica para acceso de capital.
  • Atención de emergencia pensada en el desarrollo económico, inversión en infraestructura, instalación de luces solares entre otros.
  • Marketing turístico por medio de promoción nacional e internacional principalmente de áreas y lugares que puedan atender demanda de turistas.

Con todo lo anterior es importante recordar que en Colombia tenemos paraísos por descubrir y que en épocas difíciles como las actuales la solidaridad y preferencia por visitar nuestros encantos y ayudarlos a mejorar en todos los aspectos serán las claves para ser realmente competitivos y de nuevo florecer.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.