Inflación moverá tasas y tocará el bolsillo de los más pobres

Este fin de semana el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) presentó el resultado para el mes de agosto del Índice de Precios del Consumidor (IPC), el cual registró una variación mensual de 0,45%, lo que impulsó a que la inflación anual llegara a 4,44%, un dato por encima del techo de 4% estipulado por el Banco de la República.

Este resultado, impulsados especialmente por las variaciones en los rubros de alimentos y bebidas no alcohólicas (1,08%) y de restaurantes y hoteles (0,99%), generó varias opiniones en el mercado, en torno al impacto que podrá tener en materia de tasas de interés y sobre el bolsillo de los colombianos, pues incluso se ubicó por encima de las expectativas promedio del mercado, que apuntaban a un dato de 4,2%.

De hecho, el director del Dane mencionó que “este resultado en agosto de 2021 ya se encuentra por encima del promedio de las expectativas de cierre de la inflación del año, lo que muestra un impacto especialmente alto por los alimentos consumidos dentro y fuera del hogar”.

Felipe Campos, gerente de investigaciones y estrategia de Alianza, aseguró que “es completamente seguro que el Banco de la República va a subir tasas, la discusión se vuelve entonces hacia si con este dato serán 50 puntos básicos de una sola vez, o solo 25 puntos”. Para el experto, el país podría tener hasta por ocho meses o 10 meses por encima de la meta, por lo menos hasta el segundo trimestre del próximo año.

Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, indicó que si bien se cree que van a subir las tasas, “independientemente del dato del sábado, desde hace cerca de un mes la idea que se tiene es que el Banco va a empezar a subir las tasas”.

Olarte aseguró que el mercado está pensando que pueden subir por encima de medio punto porcentual, pero que desde la entidad bancaria se cree que sería alrededor de 0,25%.

Si le quitas el efecto de los alimentos a la inflación está apenas por encima de 3%, la inflación está controlada y las expectativas también y eso da para una normalización gradual de la tasa de política monetaria”, aseguró el economista.

IMPACTO EN LOS POBRES

Otra de las preocupaciones que trae el dato de inflación de agosto está relacionada con el impacto de las alzas en precios sobre las familias de menores ingresos, especialmente por el peso que tienen los alimentos sobre la canasta básica de este tipo de familias en relación con sus recursos.

En la medida en que la inflación anual sigue estando determinada por los alimentos dentro y fuera del hogar tenemos un efecto regresivo del comportamiento inflacionario. Mientras que los hogares en situación de pobreza enfrentan una inflación de 5,09%, los hogares de ingresos altos están experimentando una inflación efectiva de 3,41%, una diferencia de casi 1,5 puntos porcentuales”, explicó Oviedo durante la presentación del último informe de inflación.

Así mismo, la inflación anual para los hogares de ingresos medios está en 4,65%, mientras que para las familias vulnerables el dato está en 5,24%.

En agosto, los mayores incrementos de precio se registraron en las moras (9,89%), plátanos (8,71%) y tomate (8,15%), mientras que las mayores disminuciones de precios se reportaron en la cebolla (-4,86%), huevos (-3,54%) y naranjas (-2,97%).

Munir Jalil, director de investigaciones económicas para la región andina de BTG Pactual, explicó que “una de las situaciones que sucede con los fenómenos inflacionarios, no solo en Colombia, sino en todo el mundo, es que las familias que tienden a set más golpeadas cuando la inflación más se acelera son las de bajos recursos, porque normalmente no tiene capacidad de ahorro”.

Jalil indicó que una subida de precios, y en particular una de alimentos, afecta la capacidad de compra de estos productos. Y además se refirió al efecto externo que han tenido los alimentos por el precio de las materias primas necesarias para su producción, y como se han visto alzas importantes en productos como la carne, el pollo y las frutas.

Campos, por su parte, explicó que las personas de menores ingresos sufren más la inflación, “porque un aumento en el indicador aumenta más la canasta, y porque buena parte de la inflación se está dando vía alimentos, que tienen una participación más grande en la canasta de consumo de alguien que tiene menos ingresos, entonces es un impacto doble”, y además, sostuvo que “seguramente el aumento de tasas también va a afectar a estas familias”.

Olarte mencionó también que buena parte de este impacto se ha dado como un rezago de los efectos del paro nacional, y que si bien algunos alimentos como el huevo ya está bajando, otros como la carne y el pollo se mantienen altos, y que aunque estos tienen unos sustitutos a los que pueden acceder las familias de forma temporal, no deja de perjudicarlos.

Sobretodo en los alimentos perecederos el impacto afecta en especial a la canasta más intensiva en este tipo de productos, que normalmente es la de menores ingresos”, dijo.

Fuente consultada Portafolio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.