Justicia que devuelve la esperanza: el caso de Sergio Urrego

Alba Reyes es la mamá del joven Sergio Urrego, desde su muerte ha liderado distintas causas en contra de la discriminación escolar.

El 4 de agosto de 2014 Alba Reyes, mamá de Sergio Urrego, nunca se imaginó que tendría que volver a Colombia para enterrar a su hijo; ese día el joven de 16 años se lanzó del último piso de un centro comercial en Bogotá después de sufrir acoso en su colegio por mantener una relación sentimental con unos de sus compañeros de clase. Solo hasta hoy, siete años después, ella asegura que vuelve a respirar, al ver como la justicia dictó sentencia ejemplar contra la rectora del colegio donde estudiaba Sergio, al hallarla culpable del suicidio del joven.

2020Noticias habló en exclusiva con Alba, quien celebra no sólo la justicia para su hijo, sino una sentencia que deja claro que ningún niño o joven diverso puede ser discriminado.

“Hoy al siguiente día del Día Internacional en contra del acoso escolar se dicta sentencia en contra de Amanda Azucena Castillo quien cometió discriminación, ocultamiento de pruebas y falsa denuncia contra un niño menor de edad, mi hijo fue siempre inocente”, dice hoy Amanda Reyes, quien siente que por fin se hizo justicia.

Amanda Azucena Castillo Cortés, exrectora del colegio Gimnasio Castillo Campestre, fue encontrada responsable en el suicidio del menor, luego de diferentes testimonios, como el de Danilo Pinzón, expareja de Sergio, quien confesó después de estos años que también había sido intimidado para no decir la verdad. El joven se había visto obligado, en aquel entonces, por presión de la rectoría del colegio, a señalar que estaba siendo acosado por Sergio.

El pasado 30 de abril, el juzgado 43 Penal del Circuito emitió el fallo de carácter condenatorio contra Amanda Azucena Castillo Cortés y este 3 de mayo se dio en audiencia de lectura de sentencia, en la cual un juez condenó a la ex rectora del plantel educativo a 10 años y 8 meses de presión, quien además deberá pagar una de 500 salarios mínimos mensuales legales vigentes.

Esta es la tercera condena en el caso de Sergio Urrego, pues en 2016 se le imputaron cargos a la veedora de la institución educativa y en 2017, a la psicóloga.

Hoy la mamá de Sergio encontró en la justicia colombiana un descanso a su alma de madre, la que extraña cada día a Sergio, pero también un impulso para continuar siendo vocera del respeto a la diferencia y líder de la fundación creada en honor a su hijo, que hoy acompaña a cientos de familias que viven un calvario como el suyo. “Ningún adulto, ningún docente, ningún directivo, ninguna psicóloga, ninguna persona que haga parte de un establecimiento educativo, puede volver a discriminar desde el prejuicio a ningún niño o niña o joven que esté dentro del ámbito educativo”.

Lea también: Procuraduría le pone lupa a presuntos excesos de fuerza policial en protestas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.