La inteligencia: el arma más temida

Por: Alejandra Restrepo Bolívar
IG: @queleoyo

Yo hace muchos años dejé de ver noticias (y cualquier cosa en canales nacionales) pero para estar actualizada escucho radio y consulto otros medios.

Pero estos días me he tenido que alejar de la información porque está afectando mi estado de ánimo, mi productividad, mi energía, y si no se me puede nublar la empatía tampoco se me puede nublar la cabeza porque mi trabajo no para y yo tengo que seguir cumpliendo con mis obligaciones.

Esta semana escuché al autor colombiano Mario Mendoza, que entre otras cosas me parece un ser humano brillante, hablando de su nuevo libro Bitácora del naufragio y de la situación que vivimos actualmente, y me quedé con varias cosas que me parecen tan, pero tan acertadas.

Para mí es muy claro, que un gobierno que invierte más en armas que en educación y en salud quiere tener un pueblo agobiado y enfermo porque es más fácil de manipular, está muerto de miedo, no tiene criterio, son criaturas que todavía respetan más una corbata que un cerebro, que creen que porque les dan un almuerzo en campaña, les van a quitar el hambre durante cuatro años. Por eso visitan los pueblos más pobres y van menos a las universidades, por eso van a cargar niños indígenas pero no se reúnen ni con filósofos ni científicos.

La única forma de combatir esto que nos está pasando es con un voto inteligente, ya no podemos ir a votar con el argumento de “es que gracias a este pudimos volver a la finca” o “es que como este es el único contrario al otro, le doy mi voto pa´ que le arda” porque ya no estamos en Segundo B de la Escuela de Doña Rita y no estamos tan ciegos para que los únicos caminos que veamos sean los que van para la derecha e izquierda. La polarización se nutre más de odio que de argumentos y odiar es muy fácil.

Este es el momento de prepararnos para que cuando vayamos a votar saquemos la artillería pesada, el arma más potente de la que disponemos, la más temida: LA INTELIGENCIA.

Volvámonos más peligrosos por inteligentes, no por violentos.

Si Rambo se pintaba la cara, se amarraba una tira en la frente, se ponía machetes en el cinturón y se colgaba severendas toneladas de artillería porque él peleaba era con la fuerza bruta, nosotros nos vamos a la guerra es con esta (dese dos golpecitos en la sien con el pulgar por favor) así que es hora de leer Manual de Tolerancia de Héctor Abad Gómez, La Cuadra de Gilmer Mesa, todo lo que podamos de Martha Nussbaum, de Zygmunt Bauman, Historia de Colombia y sus oligarquías de Antonio Caballero Holguín, Por qué fracasan los países de Daron Acemoğlu y James A. Robinson, De animales a dioses de Yuval Noah Harari, El mundo no es como crees de la editorial Ariel, entre otros, para entender, para reflexionar, para tener argumentos distintos y para elegir con consciencia, no con odio.

Porque el odio, así como el fuego, se extiende con facilidad y consume todo lo que encuentra a su paso. Para amar se necesita disposición, tolerancia, paciencia, humanidad, por eso pienso que los que aman hoy, aún viviendo en un mundo abrasado por el odio, son los valientes.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.