Las deformaciones que tendremos los humanos en el año 3.000, según la ciencia

La tecnología sería un factor influyente en la metamorfosis de la anatomía de la gente.

La ciencia ha estado interesada en conocer cómo evolucionaría el ser humano, no solo en aspectos cognitivos sino también físicamente, es decir, cómo luciría algunos miles de años en el futuro.

La teoría darwiniana de la evolución es, quizá, la hipótesis más citada por la ciencia evolutiva para interpretar los cambios adaptativos que el ser humano puede alcanzar.

Y es que, según un grupo de investigación del portal especializado en ciencias de la salud "Med Alert Help", junto con el New York-Presbyterian Orch Spine Hospital, la humanidad luciría de acuerdo con un prototipo llamado "Mindy".

Dicha investigación, publicada por Toll Free Forwarding, está apoyada, según los científicos, en otros proyectos realizados acerca de cómo se puede modificar el cuerpo del ser humano durante el paso de los siglos.

“Para darnos cuenta completamente del impacto que la tecnología cotidiana tiene sobre nosotros, buscamos investigaciones científicas y opiniones de expertos sobre el tema, antes de trabajar con un diseñador 3D para crear un humano del futuro cuyo cuerpo haya cambiado físicamente debido al uso constante de teléfonos inteligentes, ordenadores portátiles y otra tecnología”, explica la publicación.

Una de las principales características es el encorvamiento del cuerpo; esto debido al habitual uso de herramientas digitales por parte de las personas: “El diseño y los hábitos típicos de los usuarios de los objetos tecnológicos modernos, como los teléfonos inteligentes y los monitores de ordenador, tienen un impacto significativo en la forma en que nos sentamos y estamos de pie”, explicaron los científicos.

Así mismo, el grosor del cuello estaría relacionado con los efectos que tendría la tecnología en la anatomía humana: “Volviendo a la postura de "Mindy", los efectos de la tecnología en el cuello también han dado lugar a una nueva condición, acertadamente llamada cuello tecnológico’”.

Las manos en forma de garra o prensa son otro detalle bastante llamativo, pues estas se adaptarían a la forma de un teléfono celular: “Se ha demostrado que ajustar constantemente nuestra posición para mirar hacia abajo a nuestro teléfono o hacia arriba en la pantalla de nuestra oficina tensa partes de nuestro cuerpo que determinan la postura”. El codo en 90 grados sería otro aspecto relacionado a esta característica.

El cráneo también tendría cambios bastante notorios, pues este aumentaría de tamaño en cuanto a grosor. Sin embargo y, de forma paradójica, el cerebro se encogería: “Es posible que desarrollemos cráneos más gruesos, pero si hay que creer en una teoría científica, la tecnología también puede cambiar el tamaño de nuestros cerebros”, explica el artículo.

Finalmente, según esta teoría, se crearía un segundo párpado para la adaptabilidad a las pantallas: “Las pantallas causan dolores de cabeza, fatiga visual e incluso ceguera”.

"Mindy" solo es uno de los varios modelos que existen relacionados a la evolución, por lo que no existe una claridad absoluta sobre si esta hipótesis es la más acertada al momento de pensar en cómo el ser humano luciría miles de años en el futuro.

Tomado: El Tiempo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.