Lo que pasa en cuba

Por: P.  Freddy Alexander Bustamante C
Twitter: @yofabuca

Por un periodo de casi 60 años Cuba se ha visto sumida en un régimen comunista caracterizado por la opresión.  El gobierno ha asumido el control total de la economía, nacionalizándola, cerrando así las puertas a la inversión extranjera, dando paso a lo que se conoce con el nombre del “bloqueo” por parte de los Estados Unidos y otros países aliados.  Pero el bloqueo no ha sido solamente en lo referente a la industria y economía, el más terrible ha sido el que tiene que ver con las personas.  Encerrados en aquella isla, privados hasta de lo mínimo, los cubanos se acostumbraron a vivir con su ración diaria de pan, a contemplar desde la vieja Habana los rayos de luz que a 90 millas les separan de la abundancia, mientras ellos allá son victimas de un bloqueo infame y atroz, aquel que les frustra los sueños y les pone en riesgo la libertad.

Lo que pasa en Cuba es lo que acontece en la vida cuando permitimos que impere la arrogancia individualista que lleva a una persona o a un sector a querer ejercer dominio sobre los intereses de un colectivo, bajo el pretexto de un bienestar en pausa que, en vez de generar alivio, termina asfixiando los esfuerzos y aniquilando las luchas.

Lo que pasa en Cuba es lo que pasa en esta vida, no en otra, cuando entregamos las llaves sin medir consecuencias, y experimentamos saqueos y despojos, donde no solamente aparecen en riesgo las cosas, los bienes, sino también humillada y tirada por el suelo, a punto de morir, la dignidad.

Lo que pasa en Cuba es lo que sucede en las relaciones cuando sin previsión alguna permitimos el dominio opresor que, disfrazado de afectos y coqueteos falaces, termina exigiendo lo que no da, y reclamando lo que no se merece.  Ahí si cabe decir como dicen los isleños: “Acabó como la fiesta del Guatao”, para expresar que no podrá terminar bien lo que no se ha construido de la mejor manera.

Lo que pasa en Cuba es lo que sucede en las familias cuando nos acostumbramos a vivir en la miseria, cuando ya es común vivir en la carencia, cuando pensamos que es normal tener que mendigar y estar siempre precisos en la comida, quejarnos de que lo que tenemos no alcanza para nada, y terminar creyéndonos el cuento de que es normal vivir así porque todo el mundo vive de la misma manera.

Lo que pasa en Cuba, lo que pasa ahora, es lo que tiene que suceder en la vida; tiene que llegar el día, en el que inconformes con lo que vivimos, hartos de tanto atropello y opresión, seamos capaces con un corazón revolucionario y sensato de gritar “libertad”.  Por las calles de una Cuba envejecida se ven protestando los jóvenes, reclaman una oportunidad los que envejecidos en años les hicieron creer que no existe nada más allá de lo que contemplan sus ojos, pero algo les dice que si… que hay algo más y vale la pena ir tras ello. Se oyen gritos de esperanza:De tanta hambre nos comimos el miedo, tiene que llegar el día, el bendito día en el que nos pongamos de pie, y en una misma lucha, una lucha pacífica, le gritemos al mundo que no necesitamos servidores con aires de príncipes, gobernantes con ínfulas de emperador, reclamamos líderes con corazón, hombres y mujeres que metidos con el pueblo, compartan con ellos sus luchas, y con ellos mismos construyan sus glorias.

Lo que pasa en Cuba tiene que pasar también allá adentro, en el interior de los que han vivido tanto tiempo prisioneros del odio y del desamor.  Tiene que llegar el día, más ligero que tarde, en el que se rompan las coyundas de la tristeza y la impotencia se vista de irreverencia, solo así podremos hacer frente a los bloqueos que impiden que entren aires nuevos, y con ellos nuevas oportunidades.  Así como un cubano es capaz de “resolver” los problemas de cada día, así mismo cada uno de nosotros está llamado a resolver la vida.

Lo que pasa en Cuba de una u otra manera nos pasa a todos, con la diferencia grande de que no todos somos tan valientes como para pararnos en medio de las dictaduras que nos oprimen a reclamar lo que sin escrúpulos nos han robado: ¡La libertad y la paz!

2 COMENTARIOS

  1. Excelente artículo que describe errores, carencia y soberbia de políticos egoístas.
    Bendiciones Padre Fredy y que Dios nos libre de una situación similar a la de Cuba.

  2. Son Súper, dicientes, elocuentes, muy bien proyectados y sobretodo tan profundos y especiales que nos ayudan a entender y aceptar los todo cuanto rodea al ser humano y lo hace crecer y ser mejor persona!!! Felicitaciones y bendiciones , Padre Freddy , oramos a Dios por Usted !! Lo queremos y admiramos con todo el corazón!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.