Los chismes no tan frescos

El 23 de abril de 1616, Miguel de Cervantes y William Shakespeare, tenían separado en la agenda ir a tomar café con la Señora Muerte. ¿Se imaginan esa tertulia?

Por eso el día del idioma se celebra en esa fecha.

Pero aprovechando que el señor Yuval Noha Harari, reivindica el chisme como parte importante de nuestra historia y evolución, yo vengo hoy a contarles dos bombis que tal vez algunos no sepan.

Cervantes tuvo una vida difícil, marcada por la pobreza, por la poca suerte en el amor y por una serie de eventos desafortunados. Perdió su mano izquierda en la Batalla de Lepanto, estuvo en la cárcel varias veces y fue en una de esas, cuando cansado de escribir al rey pidiéndole que sea acordara de su servidor, comenzó a escribir El Quijote. Dicen algunos, que cuando salió y terminó la primera parte de su gran obra y antes de publicarla, se la mostró a su admirado amigo Lope de Vega y este luego le escribió a un amigo suyo “De poetas, muchos están en ciernes para el año que viene; pero ninguno hay tan malo como el Cervantes ni tan necio que alabe a Don Quijote”. Hasta ahí llegó la amistad del Manco de Lepanto y El Fénix de los Ingenios…


La primera parte de Don Quijote, fue un éxito, pero ninguna de las otras novelas de Cervantes conseguía tanta aceptación así que decidió lanzar la segunda parte, sin embargo, meses antes, “alguien” se le adelantó y plagiando los personajes y todo lo de la obra, publicó la supuesta segunda parte.

Obviamente, Cervantes enfurecido publicó la verdadera segunda parte de SU libro, no escatimó en ataques a ese Quijote apócrifo y lo hizo de la manera más novedosa para la época. El mismo Quijote y su amigo Sancho, se burlaban del plagiador, decidían que como su enemigo (el quijote falso) había decidido ir a Zaragoza, ellos no entrarían a esa ciudad y seguirían hacia Barcelona, de esta manera Cervantes rompió todo convencionalismo y los límites entre la realidad y la ficción y se convirtió en el autor más icónico de la lengua española. ¡Toma lo tuyo Lope de Vega!

El otro chisme que les tengo es que hay una historia que afirma que William Shakespeare no escribió ninguna de sus obras, tampoco era un pseudónimo, dicen que el verdadero autor de las obras atribuidas a Shakespeare era Christopher Marlowe, un espía de la corona británica que tenía un gran talento para escribir obras de teatro y a quien hicieron pasar por muerto en Inglaterra para protegerlo y enviarlo a Francia e Italia para continuar cumpliendo con su misión de espía. Fue en ese tiempo donde, según esta teoría, escribió El mercader de Venecia, Romeo y Julieta, Sueño de una noche de verano y otras.

Esta teoría es atizada porque nunca pudo comprobarse que el joven actor que de verdad se llamaba William Shakespeare, tuviera alguna formación académica y que curiosamente no hay ninguna obra suya fechada antes de la supuesta muerte de Marlowe. Hay una película llamada Anonymous que apoya esta teoría, es muy buena y lo deja a uno con dudas.

Santiago Postequillo, sí, el autor que tiene muchos libros de Roma, es más chismoso que yo, escribió La noche en que Frankenstein leyó El Quijote (de este saqué una parte de los chismes de hoy) y La Sangre de los libros. En estos dos pueden encontrar muchos chismes de autores y libros. Se los recomiendo.

Alejandra Restrepo Bolívar
IG: @queleoyo

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.