Los millonarios negocios y polémicas del jeque que va por Nutresa

Es hijo del fundador de los EAU, el negocio de alimentos no le es ajeno y ha estado envuelto en polémicas.

El primer cinturón negro de Jiu-Jitsu emiratí es quien quiere comprar casi una tercera parte de Nutresa. Se trata del multifacético jeque Sheikh Tahnoon Bin Zayed Al Nahyan, amante de las artes marciales, hombre de negocios con una fortuna de US$10.000 millones y quien además está a cargo de los temas de seguridad en los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Quizás sea desconocido en Colombia, pero es el cuarto hombre fuerte de los Emiratos. A sus 52 años es Consejero de Seguridad Nacional de ese país y presidente de las juntas directivas de Reem Investments, International Holding Company (IHC), Royal Group y el First Abu Dhabi Bank (FAB).

Son estas tres últimas compañías las que lo han puesto a sonar en el mundo de los negocios en Colombia y sobre todo en las esferas del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), pues son sus cartas para lanzar ofertas por Sura, Argos y Nutresa de la mano de la familia Gilinski, con la que guarda relación hace al menos 10 años.

Mientras con International Holding ofertó $9,4 billones esta semana por hasta el 31,25% de Nutresa, con el First Abu Dhabi Bank ha respaldado las billonarias arremetidas de los Gilinski por las tres compañías del GEA.

En tanto, el Royal Group es el socio de Gilinski detrás de la firma Nugil, con la cual se lanzaron OPA por Nutresa y Argos. En esta los árabes tienen 49,99% a través de la firma Aflaj Investment, mientras Jaime Gilinski posee el 50,01%.

En los negocios

Para el jeque que va por Nutresa, quien es hijo del fundador de los Emiratos Árabes Unidos, Zayed bin Sultan Al Nahyan, el negocio de los alimentos no es extraño. Con IHC tiene presencia en ese y otros sectores como bienes raíces, salud o agricultura.

Particularmente en alimentos posee cinco compañías, entre ellas la avícola Al Ajban Chicken o la firma de productos procesados Asmak, las cuales le apuntan al mercado de Medio Oriente.

Mientras tanto, con el First Abu Dhabi Bank consolidó al mayor prestamista de su país y el año pasado reportó una utilidad neta de US$3.403 millones, 19% más que en 2020.

Así, los conglomerados que lidera el jeque reúnen más de 35.000 empleos, tienen presencia en más de 20 mercados en el mundo y son dueños a su vez de varias compañías.

Pero particularmente las empresas de alimentos han levantado el interés de los emiratíes en los últimos años y así lo confirma Javier Mejía Cubillos, profesor de la Universidad de Stanford. “Una preocupación grande del gobierno (de los EAU) es asegurar la provisión de alimentos para el país”.

Al ser esa una región fundamentalmente desértica, el negocio de alimentos es redondo y Nutresa, una empresa diversificada y con margen de crecimiento, encajaría allí. No obstante, considera Mejía Cubillos, por ahora todo son escenarios y solo unas cuatro o cinco personas saben cuáles son las intenciones reales.

Los millonarios negocios y polémicas del jeque que va por Nutresa

Cree, eso sí, que no sería descabellado pensar en que los Gilinski sean una suerte de avanzada o “caballo de Troya” para tantear el terreno en la holding antioqueña de alimentos y que, al final, la alianza derive en los árabes como hombres fuertes en Nutresa y los Gilinski haciendo lo propio en Sura.

En todo caso, el profesor considera que se está marcando un precedente y tiene que ver con que grandes inversionistas empiezan a ver más oportunidades en actividades asociadas a la explotación de recursos en Colombia.

“El país empieza a ser importante en el mundo, hay ciertas cosas o empresas valiosas y algunos empiezan a identificarlas y querer controlarlas”, comenta.

Las polémicas

Mientras se surte todo el proceso correspondiente a la nueva OPA por Nutresa y el conglomerado árabe devela sus intenciones, lo cierto es que detrás del jeque Sheikh Tahnoun reposan varias polémicas que habrá que ver si el GEA tendrá en cuenta al analizar su oferta.

Esto teniendo en cuenta la relevancia que las empresas paisas le dan a los criterios ASG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo), los cuales han estado entre sus razones para rechazar las ofertas de Gilinski.

Al jeque se le acusa, por ejemplo, de estar involucrado en casos de espionaje a usuarios de la red social emiratí ToTok, en la cual hay tres empresas vinculadas a su cargo. Esto condujo a que Google y Apple bajaran la aplicación de sus tiendas, al tiempo que ToTok respondió a la polémica como “difamación”.

Sheikh Tahnoun también estuvo en la mira de una investigación de The Wall Street Journal, en la cual se aseguró que depositaba miles de dólares en una cuenta asociada a la sobrina del presidente sirio Bashar al-Assad, eludiendo sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea.

También figuró en los Pandora Papers en octubre del año pasado, acusado de ser dueño de una empresa en las Islas Vírgenes Británicas que usaba la figura de “acciones al portador”, que entre otras cosas le dan anonimato total al propietario de títulos y están prohibidas en varios países.

Por ahora es un misterio la suerte que correrá la oferta por Nutresa, pero lo que es cierto es que desde Abu Dabi están dispuestos a todo por hacerse un lugar en el GEA, aun si la reforma tributaria llega a endurecer las reglas del juego.

Lo cierto, precisa el exembajador colombiano en EAU, Faihan Al-Fayes, es que desde hace rato los árabes estaban planeando su entrada y queda por verse si estos negocios y el proceso de TLC con Colombia –que hoy está frío– son el inicio de algo más grande.

Tomado: El Colombiano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.