Mi tema con el Nobel

POR: ALEJANDRA RESTREPO @QUELEOYO

Esta semana hubo entrega de Premio Nobel de literatura y antes de que hablemos del suceso quiero contarles, a los que no la sepan, la historia del Premio Nobel que es de esas curiosidades históricas buenas pa’ contar y pa’ tener ahí donde uno pone esos datos que algún día le sirven en una conversación o solo por la “cheveridad” de tenerlos.

Alfred Nobel fue un químico, ingeniero e inventor que amasó fortuna gracias a sus 355 inventos, el más famoso fue la dinamita. Se dice que su intención era usarla para excavaciones y construcción de nuevas vías peeeero a mí si me parece muy curioso que muchos de sus inventos pertenecieran al campo armamentista…en fin…”que pecao” el señor Nobel que cuando vio el uso que se le estaban dando a sus inventos empezó a sentir remordimiento y para rematar el día que un hermano suyo murió, un periódico francés pensó que había sido él y publicó su obituario que decía: “El mercader de la muerte ha muerto” y esa fue la estocada final para que decidiera cambiar su testamento.

El deseo de don Alfredo era que su plata le prestara un beneficio a la humanidad (pago por verle la cara a su familia cuando se enteraron) y explícitamente que premiaran a personas destacadas en cinco temas que él consideraba fundamentales para el mundo: Física, Química, Fisiología o Medicina, Literatura y Paz, dejó instrucciones de quién decidiría y entregaría cada premio ( el de Literatura le toca a la Academia de Estocolmo) y expresó tajantemente “Es mi deseo expreso que al otorgar los premios, no se tenga en cuenta la nacionalidad, sino que el premio se otorgue a la persona más valiosa, sean o no escandinavos”.

Y colorín colorado la historia de don Alfredo les he contado y ahora humildemente y reconociendo que soy una ignorante de la vida hablemos, a calzón quitao, del premio Nobel de Literatura.

Cada año, cuando anuncian el Premio, veo a muchas personas buscando el libro del recién galardonado(a), pidiéndome recomendaciones del Nobel o sintiéndose obligado(a) a leerlo porque ahora es Premio Nobel.
Mi tema con el Nobel (con los Oscar y todos estos premios) es que 1. Aunque se considera el galardón más prestigioso del mundo tengo la teoría de que uno de los requisitos para ganar es que sea desconocido y haya vendido poco, 2. Soy demasiado básica comercial y casi nunca mis gustos coinciden con los de la Academia de Estocolmo (con Gabo sí coincidimos y presiento que con Vargas Llosa también, guiño guiño) 3. Siempre llego tarde a las lecturas de moda (no lo neguemos, el Nobel las pone de moda) y 4. Perdón de antemano, pero a veces pienso que estos premios son más políticos que otra cosa.

Agradezcamos al amo del universo que yo no pertenezco a la Academia Sueca porque si de mi dependiera le daba el Nobel a Murakami por esa imaginación tan ecléctica y por haberse salido del molde trayéndonos a este lado del mundo el realismo mágico japonés, se lo daría a Zafón por crear El Cementerio de los Libros Olvidados, a Benito Taibo, porque en todos sus libros nos enamora más de la lectura y así… seguro muchos están pensando que estoy loca y que mi criterio es burdo y superficial y sí, no se equivocan, por eso no trabajo en ninguna academia sino que les hablo a través de una cuenta de Instagram de los libros que leo yo como una persona común y silvestre.

1 COMENTARIO

  1. Yo lei uno de Vargas Llosa “la tia Julia y el escribidor” y lo gracioso es que una tía me dijo que habían hecho una novela y que no era buena y si, la verdad no me gustó ni cinco y no veía la hora de terminarlo, me obligué porque tenía un poquito de curiosidad. No sé si por haberlo leído en inglés me haya perdido algo en el estilo narrativo pero también me pregunté lo del nobel, también cuestioné cuando se lo dieron a Bob Dylan pero yo como de esas cosas no sé.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.