No todo es covid

Por: Juliana Cardona
Twitter: @julicarqui

Desde aquel momento que fuimos notificados sobre la declaratoria de pandemia por la covid-19, la incertidumbre, preocupación y sentimiento de agobio nos nubló muchos de nuestros sueños, sin embargo, los laboratorios no actuaron de la misma manera que muchos de nosotros, ellos tomaron este tema con seriedad, volcándolo en una gran oportunidad. Lamentablemente muchos se concentraron tanto en el desarrollo de productos o medicamentos para lograr la inmunidad y contener lo que, para entonces, parecía imposible, que dejaron de producir medicamentos para otro tipo de enfermedades menos demandadas y esto también nos afecta y limita. 

Recordemos que no todo es covid. En los hospitales los doctores no atienden únicamente pacientes que contrajeron el virus, atienden enfermos de todo tipo, accidentes, urgencias y sorpresas. La medicina no discrimina y sus labores por estos tiempos han surtido un ritmo exponencial, trabajar bajo presión es hoy en día una de las mayores especialidades sin certificación para muchos. Sin embargo, tanto los doctores como los enfermos no pueden solos, dependen de la ciencia, las farmacéuticas y todo lo referente para que esta industria que se encuentra en apogeo no pare.

Tenemos enfermos de todo tipo, algunos que están apenas comenzando etapas difíciles o en etapas terminales, pero siempre existe la esperanza de que una vez se conozca el diagnóstico y tratamiento, se obtendrá la cura. Por lo anterior, todos los pacientes requieren de tiempos adecuados, hay temas en materia de salud que no dan espera, los riesgos son cada vez más altos cuando los laboratorios y farmacéuticas dejan de lado otros asuntos importantes. No podemos llegar al desabastecimiento de productos o medicamentos que requieren otros enfermos, debemos salvar la vida de todos.

Hoy quisiera hacer un llamado a la responsabilidad, porque la salud no es un juego, los negocios tampoco, por lo que señores de laboratorios y farmacéuticas la oportunidad se está desbordando y este virus que hoy nos está absorbiendo no puede ser detonante de próximas pandemias y faltantes importantes en la vida de múltiples familias que conviven con personas diagnosticadas de enfermedades que pueden curarse mientras reciban un tratamiento de forma oportuna.

Afortunado es el hombre que tiene tiempo para esperar” Calderón de la Barca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.