Pasear con tapabocas

Por: Juliana Cardona
Twitter: @julicarqui

Si bien según la RAE pasear significa “Ir andando por distracción o por ejercicio en caballo, carruaje, embarcación etc.” para mí pasear es salir un rato a deambular al ritmo de los movimientos naturales, acompañados del sol o la luna. Sin embargo, pasear con tapabocas es otro nivel, ya que el aire fresco no se siente, es difícil respirar, y es sinónimo de que algo no anda bien para pasear tranquilamente. Pues quien porta un tapabocas es porque no se siente bien o en su defecto, porque es estrictamente necesario en tiempos actuales donde aún continuamos en pandemia, conviviendo con un virus muy extraño.

Ir a cualquier lugar con un tapabocas es realmente incómodo, y si bien en la actualidad es una obligación usarlo, por restricción y exigencia sociosanitaria, sentir libertad cuando éste se retira de nuestra nariz y boca es algo realmente placentero.

En el mundo, en algunos lugares comenzaron procesos de desmonte de medidas como la del uso de tapabocas en lugares abiertos, para así poder pasear tranquilamente y respirar aire fresco, sin embargo, continúa siendo obligatorio en espacios cerrados, comercios y transporte público.

Considero que es algo lógico, pero que en la medida que se avance con la vacunación y la tan soñada inmunidad de masas, las mascarillas o tapabocas deben ser de uso más personal y cultural; pues no soy doctora, respeto y admiro mucho a los profesionales de la salud, pero como madre primeriza, he notado grandes mejoras de la salud por el uso de este, el constante lavado de manos, objetos y espacios, no sólo en mi hija, sino en todos los que la rodeamos, incluidos compañeros, profesores etc.

Pasear con restricciones jamás será tan placentero como pasear, pero quienes contamos con nuestros otros sentidos, para mirar, escuchar y saborear debemos hacer un mayor esfuerzo para disfrutar y festejar que seguimos vivos deambulando por la vida a pesar de las limitaciones y restricciones.

Viva la vida plenamente mientras esté aquí. Experiméntelo todo. Cuide de sí mismo y de sus amigos. Diviértase, sea loco y estrafalario. ¡Salga y pase por lo que tenga que pasar! De todos modos, va a tener que hacerlo, así que será mejor que se divierta en el proceso. Aproveche la oportunidad para aprender de sus errores. Descubra la causa de sus problemas y elimínela. No trate de ser perfecto, y limítese a ser un excelente ejemplo de ser humano” —  Tony Robbins, escritor, orador, consultor, motivador 1960.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.