Petro "Convoco a América Latina a acabar la guerra contra las drogas"

El presidente reclamó en la Asamblea: "Ayúdennos sin hipocresías a salvar la selva Amazónica".

El presidente Gustavo Petro interviene este martes ante la Asamblea General de la ONU, desde Nueva York, Estados Unidos. 

Estas fueron las claves de su discurso: 

La biodiversidad y violencia en Colombia

Petro inició su discurso resaltando la biodiversidad del país, pero también la violencia que se vive. 

"Vengo de uno de los tres países más bellos de la Tierra. Allí hay una explosión de vida. Miles de especies multicolores en los mares, en los cielos, en las tierras. Vengo de la tierra de las mariposas amarillas y de la magia. Allí en las montañas y valles de todos los verdes, no solo bajan las aguas abundantes, bajan también los torrentes de la sangre. Vengo de un país de belleza ensangrentada", aseguró. 

Los interrogantes que planteó 

El presidente preguntó: "¿Cómo puede conjugarse la belleza con la muerte?  ¿Cómo puede erupcionar la biodiversidad de la vida con las danzas de la muerte y el horror? ¿Quién es el culpable de romper el encanto con el terror? ¿Quién o qué es el responsable de ahogar la vida en las decisiones rutinarias de la riqueza y del interés? ¿Quién nos lleva a la destrucción como nación y como pueblo?

Mi país es bello porque tiene la selva Amazónica, la del Chocó, las aguas, las cordilleras de los Andes, y los océanos.

Allí en esas selvas, se emana oxígeno planetario y se absorbe el CO2 atmosférico. Una de esas plantas que absorbe el CO2, entre millones de especies, es una de las más perseguidas de la tierra. A como dé lugar, se busca su destrucción: es una planta amazónica, es la planta de la coca, planta sagrada de los Incas.

Como en un cruce de caminos paradójico. La selva que se intenta salvar es al mismo tiempo, destruida". 

El jefe de Estado se refirió al glifosato en su discurso. Dijo: "Para destruir la planta de coca arrojan venenos, glifosato en masa que corre por las aguas, detienen a sus cultivadores y los encarcelan. Por destruir o poseer la hoja de la coca muere un millón de latinoamericanos asesinados y encarcelan a dos millones de afros en la América del Norte. 'Destruir la planta que mata', gritan desde el norte, pero la planta no es sino una planta más de las millones que perecen cuando desatan el fuego sobre la selva". 

El duro llamado por el cuidado al Amazonas

El presidente aseguró que no hay "nada más hipócrita que el discurso para salvar la selva". Luego hizo un fuerte llamado asegurando que "destruir la selva, el Amazonas, se convirtió en la consigna que siguen Estados y negociantes". 

"Para las relaciones del poder del mundo la selva y sus habitantes son los culpables de la plaga que las azota. A las relaciones de poder las azota la adicción al dinero, a perpetuarse, al petróleo, a la cocaína y a las drogas más duras para poder anestesiarse más", expuso. 

Manifestó además:  "La selva se quema, señores, mientras ustedes hacen la guerra y juegan con ella. La selva, el pilar climático del mundo, desaparece con toda su vida. La gran esponja que absorbe el CO2 planetario se evapora. La selva salvadora es vista en mi país como el enemigo a derrotar, como la maleza a extinguir. El espacio de la coca y de los campesinos que la cultivan, porque no tienen nada más que cultivar, es demonizado".

Deforestación en el Amazonas

Según el Instituto Nacional de Investigación Espacial brasileño, 829 kilómetros cuadrados del Amazonas fueron deforestados solo en mayo. En la foto, una mina ilegal en Roraima.

Foto: AFP

"(...)Para ustedes mi país no les interesa sino para arrojarle venenos a sus selvas, llevarse a sus hombres a la cárcel y arrojar a sus mujeres a la exclusión. No les interesa la educación del niño, sino matarle su selva y extraer el carbón y el petróleo de sus entrañas. La esponja que absorbe los venenos no sirve, prefieren arrojarle más venenos a la atmósfera. 

Nosotros les servimos para excusar los vacíos y las soledades de su propia sociedad que la llevan a vivir en medio de las burbujas de las drogas. Les ocultamos sus problemas que se niegan a reformar. Mejor es declararle la guerra a la selva, a sus plantas, a sus gentes", expuso. 

La guerra contra las drogas

"La guerra contra las drogas ha fracasado. La lucha contra la crisis climática ha fracasado", señaló el mandatario. 

Luego hizo otro llamado: "Yo les demando desde aquí, desde mi Latinoamérica herida, acabar con la irracional guerra contra las drogas. Disminuir el consumo de drogas no necesita de guerras, necesita que todos construyamos una mejor sociedad: una sociedad más solidaria, más afectuosa, donde la intensidad de la vida salve de las adicciones y de las nuevas esclavitudes. ¿Quieren menos drogas? Piensen en menos ganancias y en más amores. Piensen en un ejercicio racional del poder". 

Tomado: El Tiempo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.