¿Por qué es inconstitucional la propuesta de extender el período del Presidente y el Congreso de la República?

POR: ESTEBAN HOYOS CEBALLOS
Profesor de derecho constitucional
IG: @ehoyosce

La llegada de las primeras vacunas esta semana coincidió con el reciclaje de una vieja propuesta del eterno director de la Federación Colombiana de Municipios, Gilberto Toro Giraldo: la extensión de los períodos del Presidente y el Congreso de la República para buscar la unificación de calendarios electorales en el año 2024. Esta propuesta se ha defendido usualmente invocando dos argumentos: uno económico, que señala que la unificación de las elecciones nacionales y locales ahorraría gastos al Estado al realizar en un solo momento ambos comicios y un argumento técnico, que se refiere a la importancia de la articulación entre los planes de desarrollo nacionales y territoriales.

Estos argumentos pueden sonar atractivos en el papel (en realidad no lo son, como lo tratará en otra columna con el profesor Julián Gaviria), pero definitivamente la fórmula propuesta por Fedemunicipios de extender los períodos actuales del Presidente y el Congreso es inconstitucional y supone un grave atentado contra la organización del Estado colombiano y nuestra democracia constitucional.

Primero, el Presidente y los miembros del Congreso fueron elegidos para un período constitucional de cuatro años y no de seis. Estos períodos no se aplazan, ni se transfieren, ni se prorrogan. En la democracia las reglas de juego electoral no se cambian cuando el juego ya arrancó y mucho menos beneficiando —como hace la propuesta— a los actores principales de ese juego que son, en este caso, el Presidente y los miembros del Congreso.

Segundo, en el caso específico del Presidente hay una prohibición constitucional expresa de reelección presidencial. Extender el período del Presidente, así sea por dos años, constituye una forma de reelección prohibida por el artículo 197 de la Constitución. Además ese mismo artículo señala que si en Colombia se quisiera volver a permitir la reelección presidencial debe hacerse a través de un referendo de iniciativa popular o de una Asamblea Constituyente. Tal como está la Constitución hoy, un acto legislativo que prorrogue el periodo violaría esa prohibición. Así que no se trata simplemente de extender períodos como propone Fedemunicipios, se requeriría mucho más para tan solo permitir la posibilidad de que un presidente aspire a ser reelegido.

Tercero, si la propuesta se tramita como un Acto Legislativo, es decir como una reforma de la Constitución por parte del Congreso (en una absurda autoreelección), tampoco superaría el juicio de sustitución constitucional creado por la Corte Constitucional. En términos simples, de acuerdo con este juicio, el Congreso no puede hacer cualquier cosa a la hora de reformar la Constitución y sobre todo no puede sustituir los ejes definitorios o pilares esenciales de la misma. Esta iniciativa de extensión de períodos actuales afecta de manera grave, entre otros pilares, la división de poderes y la supremacía constitucional en Colombia. Así pues, la propuesta es también contraria a la jurisprudencia fijada por la Corte Constitucional.

La democracia tiene costos y celebrar elecciones es uno de ellos. Existen otras fórmulas para lograr una mejor coordinación entre los planes de desarrollo nacional y territorial pero la simple prórroga de períodos no es una fórmula constitucional posible en el Estado de Derecho. Todos los partidos políticos deberían rechazar públicamente esta propuesta inconstitucional, peligrosa y contraria a nuestro orden constitucional.

Algunos decían en campaña que no querían que Colombia se volviera otra Venezuela. Bueno, pues que se note con sus acciones y se rechace este exabrupto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.