Una mentira repetida mil veces no se convierte en verdad

POR: ESTEBAN HOYOS CEBALLOS

Esta columna no es el lugar para determinar si el antiguo secretariado de las Farc dice o no la verdad en relación con el magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado. Para eso están los jueces y, concretamente, los de la Jurisdicción Especial para la Paz que es a quienes corresponde pronunciarse sobre ese hecho y el reconocimiento de responsabilidad por parte de las Farc.

Sin embargo, esta semana la Fiscalía, el Alto Comisionado para la Paz, el Centro Democrático y otros como el exfiscal Néstor Humberto Martínez se dedicaron a decir muchas mentiras sobre la JEP, sus competencias y atribuciones. Repiten muchas veces lo mismo: su visión retorcida y sobre todo errada del acuerdo de paz y de las normas que lo desarrollan. Pero una mentira repetida mil veces no se convierte en verdad y por eso hay que hacer la tarea de contestar a tres de sus argumentos imprecisos y falaces. Presento esos argumentos y los respondo en esta columna. 

  1. El reconocimiento de responsabilidad de las Farc exonera de responsabilidad al expresidente Samper y al exministro Serpa

Esto es falso. Ni Samper ni Serpa son, en principio, sujetos de la competencia de la JEP. No son ni exintegrantes de las Farc, ni miembros de la fuerza pública ni terceros que comparecen de manera voluntaria a la JEP. Como explicó muy bien esta semana el profesor Yesid Reyes, los jueces naturales del expresidente y el exministro son la Comisión de Acusaciones de la Cámara y el juez ordinario, respectivamente. La Comisión de Acusaciones y la Fiscalía pueden continuar con la investigación de estos hechos y el reconocimiento de responsabilidad de las Farc no los exonera ante sus jueces naturales. Esto mientras Samper, Serpa o cualquier otro agente del Estado no integrante de la fuerza pública decida no comparecer de manera voluntaria ante la JEP (lo cual tampoco los exoneraría de responsabilidad).

  • La Fiscalía puede llamar a declarar como imputados a los antiguos jefes de las Farc que han cumplido con el acuerdo de paz

Este punto es un poco técnico pero ya fue resuelto por la Corte Constitucional al analizar la constitucionalidad del proyecto de ley estatutaria de la JEP y, concretamente, la regla procesal de traspaso de competencia de los jueces ordinarios a la JEP. La Corte fue enfática en señalar que la Fiscalía puede investigar hechos relacionados con el conflicto. Sin embargo, no puede ordenar la citación a la práctica de diligencias judiciales como imputados a los sujetos de la competencia de la JEP, en este caso los exguerrilleros. La Fiscalía puede adelantar su tarea investigativa, colaborar con la JEP en el esclarecimiento de los hechos pero no citar o tomar decisiones judiciales frente a los exguerrilleros. A la Fiscalía pueden ir como testigos pero no como imputados. Una cosa distinta es su competencia frente a los miembros de las Farc que incumplieron el acuerdo. Estamos a la espera de estas investigaciones y de que se les llame a comparecer y a responder por sus crímenes. 

  • Si los miembros de las Farc aceptan su responsabilidad deben abandonar el Congreso

Esto tampoco es cierto. En ninguna parte del acuerdo de paz o de las normas que lo desarrollan se señaló tal consecuencia frente al reconocimiento de la verdad. Hubiera sido ideal que antes de entrar a la política, los jefes de las Farc aceptaran sus responsabilidades. Pero esto no fue así y para muchos la negociación de paz no habría sido posible sin este punto del acuerdo. Frente a los crímenes más graves, la JEP impondrá sanciones propias. De eso tenemos certeza. Pero de ninguna manera, la aceptación de la responsabilidad en este punto es una causa de destitución o de la pérdida de la investidura de los congresistas de las Farc. Tampoco es cierto el argumento de Néstor Humberto Martínez según el cual el juez natural de los congresistas de las FARC es la Corte Suprema de Justicia y solo con su renuncia pueden comparecer a la JEP. Sostener esto es contrario a los acuerdos de paz y al sentido del sistema de verdad, justicia, reparación y no repetición que precisamente estimula que los perpetradores cuenten la verdad sobre sus crímenes ante la JEP que es su juez natural. 

Finalmente, debo enviar un mensaje a las Farc y a los demás actores del conflicto. Quienes apoyamos el proceso de paz exigimos que la verdad no aparezca a cuentagotas. Eso genera desconfianza y pérdida de legitimidad en el proceso y en las instituciones que lo lideran. Así que hago un llamado para que cuenten la verdad pronto y aporten la evidencia sobre su responsabilidad en los hechos relacionados con el conflicto. Defendemos el proceso frente a un gobierno y un fiscal mentirosos que han sido hostiles a la paz desde el primer día. Pero sin una verdad completa y expedita esa tarea se hace muy difícil. 

2 COMENTARIOS

  1. Solo un pequeño comentario respecto al juez natural (penal) de los Congresistas. Es cierto que conforme con la Constitución Política es la Corte Suprema de Justicia, salvo los congresistas del hoy partido FARC cuyo juez natural (penal) es la JEP, también conforme con la Constitución Política, porque el Acuerdo de Paz forma parte de la Carta. No hay ninguna confusión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.